martes, 28 de febrero de 2017

"Mar de fondo" de Antonio Pardinas

"Mar de fondo"


Del 3 al 30 de Marzo de 2017


Inauguración: Viernes 3 de Marzo a las 20:00h.



“Mar de fondo”

La Galería O+O presenta, en esta exposición, la obra escultórica de Antonio Pardinas.

“Creo firmemente que un paseo por la playa con Antonio Pardinas haría que todas las formas nos hablaran, se recrearan como si en la naturaleza no hubiera nada indiferente o innecesario. Y es que Pardinas crea con la naturaleza, modelándola solo lo necesario para hacer nacer con ella una nueva vida. Juega con apariencias naturales que no solo engañan, sino que embaucan. Con mesurada limitación, con aquel estar libre de las emociones más salvajes, con aquella sabiduría y sosiego del escultor. Y digo sosiego pensando bien el adjetivo, pues el ojo de Pardinas posee sosiego. Se halla siempre bañado en la solemnidad de la bella apariencia con que sabe convertir todo cuanto toca.

La obra anula el principium individuatiotis (principio de individuación), con lo que lo subjetivo desaparece totalmente ante la eruptiva violencia de lo general, de lo humano, y más aún, de lo natural y en consecuencia universal, que es lo que define la escultura de Pardinas.

Obras que no sólo establecen un pacto entre los hombres, también reconcilian al ser humano con la naturaleza. Al esculpir y tallar, Pardinas, de manera espontánea, ofrece a la tierra sus dones. Me imagino a Pardinas viendo un torso o un coxis en un tronco arrastrado por el mar, y al hacer ese descubrimiento, no me extrañaría que, pacíficamente, se acercaran los animales a su lado. Todas las delimitaciones que la necesidad y la arbitrariedad han establecido entre los seres humanos desaparecen en las obras de Pardinas. De la misma manera que le ocurre a esos pedazos de madera, quien los mira se siente mágicamente transformado, porque en realidad se ha convertido en otra cosa. Es casi algo sobrenatural, porque todo lo que vivía sólo en su imaginación, ahora es
percibido por todos.

La potencia artística de la naturaleza, no ya la de un ser humano individual, es la que se revela en esta obras. Y es entonces es donde con más facilidad se aprehende el increíble idealismo de Pardinas: una obra como una festividad de redención del mundo, como una celebración de la transfiguración. Diríamos que el juego de volúmenes que crea se relaciona con la arquitectura orgánica, por el desarrollo de los perfiles curvos y ondulados que definen un estudio muy cuidado de la naturaleza, tratando de facilitar el encuentro de materias y estructuras comunes, dándoles un nuevo sentido, nuevos destinos.

Hay casos en que sin intervenir directamente, ha dejado que sus figuras se modelen a sí mismas, renunciando a su propia mano. Hay otras obras en las que se limita a yuxtaponer los objetos y los materiales utilizados. Pero siempre intenta poner en relieve la fuerza figurativa de ciertos objetos naturales y crear una realidad superior por descontextualización y recontextualización de elementos extraídos de su entorno".

Joan Feliu

Universitat Jaume I

miércoles, 22 de febrero de 2017

"Orient/Occident" Kenryo Hara-Enriqueta Hueso

"ORIENT/OCCIDENT"

Kenryo Hara - Enriqueta Hueso

Exposition du  10 Mars au 22 Avril 2017

Le Vernissage aura lieu  le vendredi 10 Mars à partir de 18h.



La rencontre de deux artistes qui exposent pour la première fois en France ; une venant de Valence en Espagne, l’autre du Japon.
Au-delà des différences de cultures, un dialogue, des convergences, des résonances qui nous prouvent que les arts de l’Orient et de l’Occident peuvent être complémentaire.


lunes, 30 de enero de 2017

"SIGNIFICANTES" de DANIEL DESPOTHUIS


"Significantes"


Del 3 al 28 de Febrero de 2017


Inauguración: Viernes 3 de Febrero a las 20:00h.



“Presencia contemporánea”

La Galería O+O presenta, en esta exposición, la obra de Daniel Despothuis, nacido en 1949. Autodidacta, estudia la técnica de la pintura realizando obras figurativas. Durante este aprendizaje su búsqueda, sin embargo, no se limita a los aspectos teóricos y prácticos; su mirada se dirige ya a lo que se encuentra más allá de los objetos y temas que pinta, queriendo franquear las apariencias para aprehender sus “verdades”. Esto no satisface no obstante su voluntad de descubrir los “misterios”.
Su encuentro con Yolande Leger le permite profundizar la psicología del arte abstracto y abrirse al arte contemporáneo como lo deseaba. Desde entonces no deja de estudiar, trabajar y explorar espacios infinitos entre silencios misteriosos y simbolismo del universo. Sutil observador del mundo circundante, expresa con técnicas, materiales muy variados y heterogéneos, las transformaciones, perplejidades y dudas y la miseria espiritual en la cual se ajetrea la sociedad contemporánea.
La elección de los temas de un recorrido en las misteriosas moradas del espíritu; la seducción del misterio, la inmanencia del símbolo, las proyecciones psicológicas son las referencias porque la dominante del motivo lírico sabe transmitir e implicar al espectador.
Daniel Despothuis emplea elementos de recuperación (tejidos, sacos de yute, madera, hierro, clavos, etc…) Estos objetos están cargados de su propia energía, y de la proyección psicológica que le transferimos. Su conjunto que puede parecer heteróclito, por su composición particular, da al cuadro una energía única, global, que perturba al espectador y le abre las puertas de campos insospechados. La finalidad de su trabajo no es representar o describir algo sino ser “algo “, un objeto cargado de energía mental que el artista le incorpora para provocar en el espectador una emoción y crear un intercambio, una resonancia que revela por efecto catártico una parte escondida de su personalidad.  Ocurre lo mismo con los trazados caligráficos, trayendo una energía, un soplo vital, una fuerza, perturbando la posible certidumbre del espectador. Como dicho anteriormente la expresión supera a la representación o toda otra forma de compromiso estético.
Las obras de Daniel Despothuis son vectores de memoria, a la vez personal y universal; memoria que no permite “ser”, arraigarnos en una historia, enfrentar el mundo en su complejidad y sus dramas. El artista detiene este poder que consiste en transcender sus heridas a fin de ofrecer a sus congéneres llaves, pistas para aprehender el espacio que le rodea.
En las obras de este artista se manifiesta una dualidad entre la interioridad y el estrépito del mundo, conflicto que halla su equilibrio en la realización, en una ejecución tan particular y propia. Una diferencia, marcada, y sin embargo complementaria en el discurso subyacente.
Sus obras expuestas en numerosos países han sido premiadas. A través del arte que practica y movido por procesos simbólicos inconscientes, Daniel Despothuis manifiesta una creación impregnada de frescura y vigor, punto de partida de un viaje maravilloso que nos lleva más allá de nosotros mismos.

domingo, 8 de enero de 2017

PENSAT I FET de XAVIER RAVENTÓS


"Pensat i fet"


Del 13 al 31 de Enero de 2017

Inauguración: Viernes 13 de Enero a las 20:00h.




Mi escuela escultórica 
Mi escuela escultórica, ha sido la fotografía. Porque, de lo que no hay duda, es que fotografiar es manipular.
Delante de ti, tienes una realidad, y lo que haces es manipularla con lo que tienes a mano, que es la cámara. Con la perspectiva, la profundidad de campo, el encuadre, etc. Y con lo que te ofrece la naturaleza, o la técnica, como es la luz, la climatología, o las ópticas, velocidad de obturación, etc. Antes con el revelado y el retoque manual, y ahora con la postproducción digital. Hay que tener ojo rápido y saber unir técnica y creatividad. Sacar el máximo en el mínimo tiempo, y entonces tienes una  buena fotografía.
Y con la escultura “d’objets trouvés”, pienso que es lo mismo. Hay que tener la habilidad de ver y escuchar lo que te dicen estos objetos: en mi caso, los hierros, y a partir de aquí, crear. Es un juego, en el que vale todo, no hay reglas, aunque no todo es bueno. Ante todo la obra ha de tener equilibrio, vida. Transmitir sentimientos, y lo más importante: has de creértela. Es un juego, que empieza con la búsqueda de la materia prima: mis hierros, pero es un juego porque has de disfrutar buscando, manipulando, creando. Has de saber descartar, imaginar, retroceder, atreverte, transmitir, emocionar.
Si lo que haces, no transmite, no emociona, es que tus obras están muertas. La técnica es importante, pero lo es más el sentimiento.

Mis series
¿Por qué hago lectores? Creo que es un acercamiento a mi padre, ya fallecido. Él era un bibliófilo, y yo un “bala perdida”, y con los lectores creo que es una manera de acercarme a él, de demostrarle que sirvo para algo. Además, me gusta leer y los vendo, que en el fondo es muy importante. Me hubiese gustado que conociese mi obra, pero empecé en la escultura cuando él ya había muerto.
Los amantes. Siempre he sido muy enamoradizo, y al crear mis amantes, es una manera de homenajear a la mujer. Aunque mis amantes son muy indefinidos sexualmente, porque pienso que lo importante es el sentimiento, y también es una manera de sobrellevar las rupturas, recordando los momentos compartidos De aquí vienen las obras: “Momentos compartidos”, “Retazos de ti”. Son obras con muchos recuerdos.
Peces y veleros. El mar, siempre ha tenido mucha importancia para mí. Vilanova i la Geltrú, Cadaqués, Delta del Ebro, Costa Brava, Menorca.
No siempre la perfección es belleza. Creo que hay que dejar la huella del artista, pero también respetar el espíritu de los materiales usados. Se trata de: con algo que ha sido, hacer otro algo, que será otra cosa, y que al verla, nos producirá una reacción, de placer o disgusto, pero no indiferencia.
La idea. La idea es el mensaje, la imaginación, la herramienta de trabajo, y la sencillez su mayor virtud.
La premisa: lo bueno si breve, dos veces bueno, es perfectamente aplicable a mi escultura. Menos es más. Es tan o más importante el sintetizar, el mostrar el alma de la obra, que no la cantidad de horas empleadas en su realización.
Si me preguntáis, cuanto he tardado en hacer determinada obra, os diré, que toda una vida: varias guerras (El Salvador, Nicaragua, Irán), muchas muertes ante mis ojos, muchos viajes, muchas fotos, una costilla rota, tres operaciones de tendones (por ahora), y muchas toneladas de hierros movidos de un lugar a otro, trabajados, cortados, doblados, soldados, y luego, el milagro: LA OBRA.